Boletín

La Escuela Profesional de Canto Hansel y Gretel ha organizado, con motivo del Día Internacional de la voz, las I Jornadas sobre la Voz que tendrán lugar en la Sala de Conferencias del Colegio San José (Valladolid).

Las Jornadas se celebrarán los días 25 y 27 de Abril a las 18:30, y contará con la participación de médicos, logopedas y paleótologos, todos ellos expertos en la voz y el lenguaje, que nos hablarán sobre la importancia de la voz y su cuidado.

La entrada es libre hasta completar el aforo. ¡Te esperamos!

 

El contacto cotidiano con la música, y mucho más aun su estudio, tiene múltiples beneficios para el desarrollo motriz e intelectual en edades tempranas. Sin embargo, la educación musical en España continúa siendo una de las asignaturas pendientes para muchos alumnos españoles. En Brains International Schools, institución educativa que promueve la creatividad artística y musical en todas las edades, la música forma parte significativa del plan de estudios.
 
La instrucción musical en los más pequeños ha tenido grandes resultados. Por ejemplo, tras dos años de educación musical los alumnos de corta edad tenían respuestas cerebrales más sofisticadas y un lenguaje más desarrollado que otros alumnos que no habían recibido esta formación.
 
Además, según un estudio la Universidad de Northwestern, el modelo de clase influye mucho en el aprendizaje y en la absorción de todos los beneficios por parte de los alumnos ya que los alumnos necesitan participar activamente en la clase. Asimismo, este estudio muestra una mejora en las capacidades de procesamiento neuronal de los mismos.
 
«La mejor manera de enseñar música es promoviendo que los alumnos se participen activamente de la clase, en un modelo en el cual se aceptan gozosamente los riesgos derivados de la creatividad, de la autonomía y apertura de pensamiento. El profesor será motivador, impulsor y coordinador en el proceso personal», asegura Mauricio Vuoto, director de la Escuela de Música de Brains International Schools.
 
Además, Mauricio Vuoto añade que desde el curso académico 2015/2016 la Escuela de Música de Brains International Schools es un centro autorizado de enseñanzas elementales de música en el que los alumnos tienen la posibilidad de cursar los cuatro primeros años del grado elemental de Conservatorio y obtener la titulación correspondiente.
 
Cinco beneficios de la instrucción musical
1. Refuerza la atención y la concentración. La música estimula áreas del cerebro que difícilmente se pueden ejercitar de otra manera. Aquellas personas que han tenido una formación musical tienen unas capacidades de concentración y atención a los detalles superiores a la media, así como una mayor voluntad para ser constantes y a seguir una disciplina en su día a día.
 
2. Incremento de la memoria y la creatividad. En el estudio de la música y/o de un instrumento musical se ponen en juego fundamentalmente tres aspectos: la memoria visual, la memoria muscular o gestual y la memoria auditiva, que interactúan en un complejo proceso intelectual. Este entrenamiento cotidiano contribuye a ampliar la memoria, ya aplicada a otros aspectos de la vida, permitiendo fijar los recuerdos, recientes o antiguos. Además, el estudio y escucha de la música potencian la creatividad y la agilidad mental, facilitando la solución de problemas de forma imaginativa.
 
3. Desarrollo de habilidades motoras y rítmicas. La audición musical guiada estimula el desarrollo de un conjunto de capacidades motoras en los más pequeños, que se ven incrementadas una vez el niño comienza a tocar un instrumento. La particularidad del estudio de un instrumento, con sus rutinas y ejercicios, ayudan a interiorizar y desarrollar una capacidad de coordinación que difícilmente se puede desarrollar de otra manera.
 
4. Incremento de la seguridad en uno mismo y facilidad para socializar. La práctica musical es un vehículo que puede incrementar la autoconfianza y contribuir en la solución de los problemas de falta de autoestima de los niños, especialmente durante la adolescencia. La práctica y progresos diarios, y el compartir la música con otras personas en conciertos y/o reuniones, refuerzan en el joven la seguridad en sí mismo y brindan la posibilidad de establecer nuevas amistades y relaciones.
 
5. Reduce el estrés. Muchos profesionales de la medicina prescriben escuchar música a aquellas personas que sufren de estrés y de ansiedad. Además, la música ayuda a generar endorfinas, la hormona de la felicidad. La música también mejora el desarrollo del área cerebral implicada en la motivación, el placer y la recompensa.
 
«La enseñanza de la música no se tiene que encasillar sólo en la música que normalmente denominamos clásica; la música popular contemporánea está llena de joyas de gran riqueza melódica, armónica, rítmica, etc. Debemos aprovechar esta posibilidad, que resulta por lo general muy cercana al interés los alumnos, a la vez que seducirles y motivarles al abordar las obras de los clásicos, poseedores desde luego de un gran valor musical y pedagógico», afirma Mauricio Vuoto, director de la Escuela de Música de Brains International Schools.
 
Vía ABC
 

La Escuela Profesional de Canto Hansel y Gretel celebrará un concierto de Navidad en la Iglesia de Santa María Magdalena (C/ Colón Nº 20 de Valladolid) el próximo Domingo 11 de Diciembre a las 13:15 horas.

El concierto, a cargo de los alumnos de la Escuela, servirá de ayuda para la restauración de la Iglesia.

¡Os esperamos!

Escuchar música puede estar muy bien, pero aprender a hacerla es aún mejor, especialmente en los primeros años. Una investigación presentada en la reunión anual de la Sociedad Radiológica de Norteamérica (RSNA) sugiere que tomar clases musicales aumenta las conexiones neurológicas en el cerebro de los niños e incluso puede ser útil en el tratamiento de trastornos como la hiperactividad, el déficit de atención o el autismo.
 
«Sabíamos que la instrucción musical beneficia a los niños, pero este estudio nos ha dado una mejor comprensión de cómo se producen los cambios en el cerebro», explica Pilar Dies-Suárez, radiólogo jefe en el Hospital Infantil de México Federico Gómez en Ciudad de México.
 
Los investigadores estudiaron a 23 niños sanos de entre cinco y seis años de edad. Todos eran diestros y no tenían antecedentes de trastornos sensoriales, neurológicos o de percepción. Ninguno había sido entrenado en disciplinas artísticas anteriormente.
 
Antes y después del nuevo entrenamiento musical, los menores fueron sometidos a una técnica de resonancia magnética avanzada, llamada tensor de difusión, que identifica los cambios microestructurales en la materia blanca del cerebro.
 
La materia blanca del cerebro está compuesta por millones de fibras nerviosas llamadas axones que actúan como cables de comunicación que conectan diferentes regiones del cerebro. El tensor de difusión produce una medida, llamada anisotropía fraccional, del movimiento de las moléculas de agua extracelulares entre los axones. Si el cerebro está sano, la dirección de esas moléculas de agua es bastante uniforme y da unas medidas altas en la anisotropía fraccional. Cuando el movimiento es más aleatorio, los valores disminuyen, lo que sugiere anomalías.
 
A lo largo de la vida, la maduración de los tractos cerebrales y las conexiones entre las áreas motoras, auditivas, etc, permiten el desarrollo de numerosas habilidades cognitivas, incluyendo las habilidades musicales. Estudios previos han relacionado trastornos como el autismo y el déficit de atención con la disminución del volumen y las conexiones de fibras en algunas zonas ubicadas en la corteza frontal del cerebro. Eso sugiere que la baja conectividad en la corteza frontal, un área del cerebro involucrada en los procesos cognitivos complejos, es un biomarcador de estos trastornos.
 
Mejoras en nueve meses
Después de que los niños del estudio completaran nueve meses de instrucción musical utilizando tubos de percusión Boomwhackers, el tensor de difusión mostraba un aumento de la anisotropía fraccional y la longitud de las fibras de los axones en diferentes áreas del cerebro.
 
«Cuando un niño recibe instrucción musical, se pide a su cerebro que complete ciertas tareas», dice la investigadora. «Estas tareas involucran habilidades sociales, de la emoción, la cognición, motoras y auditivas, que parecen activar estas diferentes áreas en el cerebro. Estos resultados pueden haber ocurrido debido a la necesidad de crear más conexiones entre los dos hemisferios del cerebro».
 
Los investigadores creen que los resultados del estudio pueden ayudar en la creación de estrategias específicas para el tratamiento de trastornos como el autismo o el déficit de atención.
 
Vía ABC
 
El 29 de diciembre de este año, el público de Viena podrá asistir en el Casino Baumgarten al estreno de la versión de dos horas de duración de la ópera 'La Cenicienta' de Alma Deutscher, una niña inglesa de tan sólo 11 años, producida por una asociación austríaca dedicada a los jóvenes talentos. Dirigida por Zubin Mehta, la obra contará con la participación de la compositora tocando el piano y el violín. 'Cenicienta' tendrá funciones además el 30 de diciembre y el 4 y 5 de enero de 2017. Deutscher ha participado estos días en los ensayos en Viena, acompañando a los solistas al piano.
 
La 'Cenicienta' de Deutscher tiene como marco un teatro de ópera que la madrastra dirige tras la muerte del padre de Cenicienta. La heroína es una joven compositora que regala una melodía a su príncipe, un poeta. Las dos hermanastras son unas divas pretenciosas sin talento que se creen las mejores cantantes del mundo. La acción se sitúa en Transilvania, un país imaginario habitado por músicos también imaginarios como Antonin Yellowskin. Cenicienta canta en el baile uno de los poemas del príncipe al que ha puesto música, y huye antes de la medianoche. El príncipe busca en el reino la melodía que oyó pero que no puede recordar bien. El enigma que plantea la obra es si triunfarán la música y la poesía al final.
 
Alma Elizabeth Deutscher (Oxford, 2005) es una compositora, pianista y violinista inglesa. Empezó a tocar el piano con dos años, y el violín a los tres. A los cuatro ya improvisaba en el piano y a los cinco comenzó a escribir sus composiciones. A los seis años compuso su primera sonata para piano. A los siete años finalizó su primera ópera 'El barrendero de sueños'. A los nueve estrenó su concierto para violín y orquesta interpretado por ella misma. A los 10 completó su segunda ópera, 'La Cenicienta' que se estrenó en una versión para orquesta de cámara en Israel y que se interpretará con gran orquesta en Viena en diciembre de este año, bajo la dirección de Zubin Mehta. Para inspirarse agita en el aire su cuerda de saltar y mientras lo hace se cuenta a sí misma historias.
 
Alma, hija de padre israelí y madre inglesa aficionados a la música, se educa en casa con su hermana Helen y recibe clases de piano y violín de los maestros de la Escuela Yehudi Menuhin de Surrey, donde vive con su familia. También estudia improvisación con Tobias Cramm, un músico residente en Suiza, a través de Skype. La artista ha actuado como solista con la Orquesta Filarmónica de Israel , la Oviedo Filarmonía, la Orquesta Sinfónica de Jerusalén , y la Welsh National Opera Orchestra. Ha ofrecido recitales en distintos países europeos, en Japón, Uruguay e Israel. Se dio a conocer a finales de 2012, cuando el actor Stephen Fry, un conocido de la familia, vio uno de sus vídeos en YouTube y anunció a sus 10 millones de seguidores de Twitter que era "sencillamente alucinante", al tiempo que se preguntaba: "¿un nuevo Mozart?".
 

Menu